Arquitectura y diseño

Euskara. Kultura. Mundura.

Arquitectura y diseño Arquitectura y diseño

La arquitectura y el diseño vascos modelan nuestro mundo. Modelan la forma en la que nos vestimos, los espacios en los que vivimos y nuestra relación cotidiana con los objetos. La mirada de los arquitectos y diseñadores vascos ha ido siempre más allá de nuestras fronteras, atentos a lo que se gestaba en el exterior, han tenido la virtud de atraer el mundo a nuestra tierra. Hoy, más allá de nombres propios, toman fuerza los estudios de arquitectura donde impera el trabajo colectivo. Donostia es hoy la fábrica de nuevas ideas en el ámbito de la arquitectura vasca. Allí tienen su sede el Instituto de Arquitectura de Euskadi, Mugak la Bienal Internacional de Arquitectura y la Facultad de Arquitectura de la Universidad del País Vasco. Bilbao, por su parte, se está erigiendo poco a poco como baluarte del diseño vasco y está demostrando que el diseño puede ser motor de desarrollo económico de la propia ciudad.

La mirada curiosa de nuestros arquitectos ha dejado vestigios del movimiento racionalista que imperó en el panorama internacional en la década de 1920. Jose Manuel Aizpurua y Joaquín Labayen firmaron el Club Naútico de Donostia; en Bizkaia, Fernando Arzadun fue uno de los arquitectos más destacados de la época. Siguiendo la estela de las teorías escultóricas de Jorge Oteiza, a partir de las décadas de 1950-1960, Luis Peña Gantxegi, Francisco J. Sáenz de Oiza y Juan D. Fullaondo fueron los arquitectos más relevantes de la segunda ola de vanguardia. En el tiempo de los arquitectos-estrella, destacó Rafael Moneo; suyo es el Palacio Kursaal de Donostia. Con el tiempo, arquitectura e ingeniería se dan la mano para mostrar que es posible una arquitectura más pragmática. Ejemplo de ello es el estudio ACTX, fundado entre otros por Jesús Susperregui, que firma el Palacio de Deportes Miribilla de Bilbao. Hoy en día, los estudios de arquitectura vascos compiten en un ecosistema altamente internacionalizado. El estudio VAUMM de Donostia que firmó el edificio Basque Culinary Center y GAZ de Bilbao con la sede de Musikene son dos de los exponentes más relevantes. El regionalismo crítico también ha hecho su entrada en el paisaje vasco.

El polifacético Néstor Basterretxea fue una de las figuras más importantes de la vanguardia vasca. Fijó la mirada en el diseño moderno, sobre todo el de los muebles, y creó la empresa BIOK en la década de 1960. Si Basterretxea ejerció el diseño desde el arte, Txema García Amiano fue uno de los primeros diseñadores que irrumpió con fuerza en la empresa vasca. García Amiano ha ejercido el diseñó desde distintos ámbitos, siempre abriendo nuevos caminos; TGA, la empresa que creó, se dedica mayoritariamente al diseño gráfico. Jesús Gasca, fundador de STUA, es el gran embajador del diseño de mobiliario vasco en el mundo. El diseño vasco es joven. Si bien ha estado estrechamente unido a la industria, esa unión le ha restado a menudo entidad propia. El mayor reto de hoy es por tanto crear una cultura propia. En ello están la Asociación de Diseñadores Vascos (EIDE) y un número cada vez mayor de profesionales que ejercen el diseño en sus distintas vertientes: industrial, gráfico, gastronómico y moda.

A grandes modistos vascos como Cristóbal Balenciaga y Paco Rabanne, se suman hoy diseñadoras como Miriam Ocáriz, Ion Fiz, Comme des Machines o Eñaut Barruetabeña entre otros. Destaca la tendencia New Basque Style creada por Minimil y también abanderada por Loreak Mendian. La presencia de las mujeres, tanto en el campo de la arquitectura como en el diseño, no deja de crecer.

Inscríbete a nuestra Newsletter para recibir más información

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.