Bertsolarismo

Euskara. Kultura. Mundura.

Bertsolarismo Bertsolarismo

La bertsolari y el bertsolari inventan el mundo y lo cantan improvisando. El bertsolarismo es el arte de inventar bertsos y es, a su vez, el movimiento social creado en torno al mismo. Un bertso no es un verso, el bertso es toda la estrofa. El bertsolarismo improvisado es hoy una realidad pujante y de gran prestigio social en la tierra del euskera. Prueba de su vitalidad es una de sus manifestaciones más masivas, la final del campeonato nacional de bertsolaris, competición que se celebra cada cuatro años y donde un auditorio de 15.000 personas escucha embelesado durante horas. Si bien en el pasado, este arte de la improvisación ha sido investigado desde el punto de vista de la crítica literaria, en los albores del siglo XXI, cambió el paradigma y hoy en día se considera un género retórico. El objetivo no es improvisar textos de gran calidad literaria sino emocionar al público. Las y los bertsolaris, por tanto, son gestores de emociones.    

Los bertsolaris aúnan poesía, chanza y actualidad. Los bertsolaris se provocan mutuamente y apoyados en una melodía concreta, atendiendo al tema propuesto por el gai jartzaile (persona que guía el evento y propone los temas), improvisan y cantan a capella. La actuación de los bertsolaris puede hacerse en un recinto cerrado, sea grande o pequeño, lo mismo en un teatro que en un frontón o alrededor de la mesa de un restaurante, pero también al aire libre, en el quiosco de una plaza, e incluso de balcón a balcón. Además de los concursos, los formatos de las actuaciones son cada vez más diversos.

Esta tradición vasca es muy antigua, como mínimo viene del siglo XV. No obstante, hasta el siglo XIX apenas podemos más que constatar su existencia. Bilintx, Xenpelar, Otaño y Etxahun fueron, sobre todo por sus versos escritos, algunos de los grandes bertsolaris del siglo XIX. En el siglo XX, el bertsolarismo que improvisa ocupó el espacio del bertsolarismo que escribe. En 1905 comienza la verdadera investigación a cerca de este género. Figuras como Manuel Lekona y su sobrino Juan Mari Lekuona fueron fundamentales en esta labor. El renacimiento vasco que precedió a la guerra civil colocó el bertsolarismo en un lugar central de la cultura vasca de la mano, entre otros, de Joxe Ariztimuño Aitzol. En 1934 organizaron el primer campeonato de bertsolarismo. Jose Manuel Lujanbio Txirrita fue el bertsolari paradigmático de la época. La guerra impuso el silencio. A partir de 1945, Iñaki Eizmendi Basarri y Manuel Olaizola Uztapide fueron quienes garantizaron la conservación de este arte, también los Enbeita en Bizkaia. Euskaltzaindia, la academia de la lengua vasca, retomó la competición en 1960. Jose Manuel Iztueta Lazkao Txiki y Fernando Aire Xalbador, fueron dos de los bertsolaris míticos de la época. 

En la década de 1980, Xabier Amuriza sentó las bases del arte tal y como ahora lo conocemos. Amuriza fue el primero que cantó en euskara batua o estándar y que apuntó a las emociones del público. Junto a Amuriza, un nuevo plantel de bertsolaris tomó las plazas: Sebastián Lizaso, Anjel Mari Peñagarikano, Xabier Euskitze, Jon Sarasua y Andoni Egaña, entre otros. Ningún bertsolari ha vestido tantas txapelas –símbolo que corona al ganador del campeonato de bertsos– como Egaña. Con él cambió la forma de entender el bertsolarismo. Los recursos y las estrategias de improvisación comenzaron a ser planificados. En las generaciones posteriores, Maialen Lujanbio y Amets Arzallus son las bertsolaris que más han destacado. Junto a ellos, la lista de bertsolaris no ha dejado de crecer. Una de las características de quienes hoy improvisan ante el público es la búsqueda de su propio registro. Las referencias son infinitas, los temas que se les proponen son cada vez más sofisticados. La presencia de las mujeres no deja de crecer.

No es casualidad que la calidad y la diversidad de los bertsolaris vaya en aumento. Es producto del incansable trabajo que se lleva a cabo en las Bertso Eskolas (escuelas de bertsolaris) y en la enseñanza reglada y si este trabajo es posible es, en gran medida, gracias a la labor inconmensurable de Bertsozale Elkartea, asociación de aficionados al bertsolarismo.

Inscríbete a nuestra Newsletter para recibir más información

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.