La canción vasca: pop, rock, folk

Euskara. Kultura. Mundura.

La canción vasca: pop, rock, folk La canción vasca: pop, rock, folk

La canción vasca pone voz al mundo. La música es uno de los sectores más dinámicos de la cultura vasca. Constantemente se están creando nuevos grupos, grabando y colgando discos en plataformas digitales, pero también organizando conciertos en salas, casas de cultura, gaztetxes o bares del País Vasco. La canción vasca es tan diversa que hoy en día casi todos los estilos cantan en euskera. Nuevas generaciones de músicos salidos de las escuelas de música y conservatorios se unen a músicos veteranos a quienes la experiencia les ha enseñado el oficio. Hay una red sólida de estudios de grabación y técnicos de sonido de renombre; tanto es así, que si bien antes muchos músicos vascos grababan afuera, ahora vienen de afuera a grabar aquí. Nuestra música folk, pop y rock ha servido para casi todo: para la lírica y para las reivindicaciones sociales y políticas, para el entretenimiento y para el compromiso, para la recuperación de viejas tradiciones y para la creación de nuevas.

En 1961 Mixel Labegerie publicó sus canciones grabadas en un magnetofón. Fue el inicio de la música moderna vasca. Una de las novedades que Labegerie aportó fue tocar la guitarra española. El otro gran cambio fue que el suyo fue un canto de protesta contra la negación de la identidad vasca. En tercer lugar, todas las canciones fueron creadas por el propio Labegerie, tanto letras como  melodías. El camino emprendido por Labegerie fue ampliado y reforzado por Ez dok Amairu en 1965. Aquel grupo al que el escultor Jorge Oteiza dio nombre, más que un grupo fue un colectivo que, además de cantantes y músicos, también acogió a escritores, artistas y bailarines. En los espectáculos unieron distintas disciplinas artísticas como el canto, la danza, la txalaparta (instrumento de percusión) y la poesía. Entre 1965 y 1972, Ez dok Amairu renovó el cancionero popular a la vez que tomó influencias externas para crear nuevas canciones. Algunos de los artistas de ese colectivo fueron Mikel Laboa, Benito Lertxundi, Lourdes Iriondo, Xabier Lete, Joxean Artze y Jose Anjel Irigarai. La época de la canción protesta, al final de la dictadura, dio algunas de las canciones más memorables de la música vasca. Pantxoa eta Peio, Gorka Knorr, Imanol Larzabal, Gonzal Mendibil y Maite Idirin fueron los cantautores más relevantes.

El comienzo del rock vasco está estrechamente unido a Niko Etxart y el grupo Errobi. Con el tiempo los grupos tomaron el lugar de los cantautores. A las melodías tradicionales se sumaron el rock sinfónico y el folk inglés; Itoiz fue un grupo imprescindible, Oskorri lo fue en el ámbito del folk. Ruper Ordorika comenzó su carrera en los años posteriores al fin de la dictadura, fue miembro de Pott banda, un grupo fundamental en la historia de la literatura vasca. Con Ordorika, Fermin Muguruza, Gari, Anari, Jabier Muguruza, Petti y Rafa Rueda son algunos de los cantantes solistas más relevantes de la canción vasca actual. En la década de 1980, en el contexto de una profunda crisis económica y social, aumentó el inconformismo, que unido a las ondas del movimiento punk que llegaban desde Londres, provocó un cambio en el panorama musical vasco. Nacieron grupos punk, ska, reggae y hardcore. La mayoría cantaron en castellano: La Polla Records, Eskorbuto, Barricada y Kortatu al principio; Hertzainak, Zarama y, más tarde Kortatu, cantaron en euskera. Rock Radikal Vasco es el nombre con el que se conoce aquel movimiento. En el ámbito de la música folk, el músico e investigador Juan Mari Beltran ya estaba trabajando para recuperar la música popular vasca. Los hermanos Fermin e Iñigo Muguruza,  que venían de Kortatu, formaron en la década de 1990 el grupo Negu Gorriak y con él incorporaron la música y cultura hip hop a la lengua vasca. La escena musical vasca era cada vez más diversa, en ella cabían todos los estilos. Ama Say, BAP!!, Beti Mugan, Dut, Sorotan Bele o Zazpi Eskale son solo algunos de los grupos de la época. La música heavy y el metal llegaron de la mano de Su Ta Gar y la trikitixa gozó de gran éxito, Joseba Tapia y Kepa Junkera fueron dos de los grandes artífices de ese éxito.

La autoproducción es el fenómeno más relevante de los últimos años. La escena de la música vasca actual no es homogénea, es diversa y está llena de pequeños escenarios. El rap y la música urbana están en boga y Glaukoma, 2zio, Aneguria, La Basu y La Furia están cantando en euskera. Mursego, Amorante, Joseba Irazoki, Maite Larburu e Ibon RG son la vanguardia de la música experimental. En la música electrónica destacan Delorean y Anita Parker. Entre los grupos de guitarra eléxtrica Berri Txarrak ha sido un referente indiscutible, también Zea Mays, Lisabö y Willis Drumond. En el pop y el rock, Ken Zazpi, Bide Ertzean, Rafa Rueda, Belako e Izaki gardenak. En la música folk, Oreka TX, Korrontzi y Kalakan.

Al año se editan cerca de 200 trabajos en euskera en soporte físico y digital, sobre todo son CDs, pero el LP está volviendo con fuerza. El dato lo recoge badok.eus, portal de la música vasca.

Inscríbete a nuestra Newsletter para recibir más información

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.