El cine vasco florece en la primavera escocesa

Euskara. Kultura. Mundura.

08-05-2019

Gracias al programa #ScotlandGoesBasque, este año la primavera es la estación del cine vasco en Escocia. La retrospectiva Films from Basque Country, que recoge la evolución de la cinematografía vasca en los últimos cuarenta años, se lleva a cabo estos días en Glasgow y Edimburgo, así como en otras ciudades del Reino Unido

Gracias al programa #ScotlandGoesBasque, este año la primavera es la estación del cine vasco en Escocia. La retrospectiva Films from Basque Country, que recoge la evolución de la cinematografía vasca en los últimos cuarenta años a través de una selección de películas de cineastas de tres generaciones, se lleva a cabo estos días en Glasgow y Edimburgo, así como en otras ciudades del Reino Unido como Londres, Manchester y Leeds. Además, se están desarrollando diversas actividades paralelas con el cine como hilo conductor: clases magistrales, acciones que combinan cine y gastronomía, actuaciones de bailes vascos, etc. Y a tenor de lo dicho por los organizadores, el público escocés ha secundado con agrado esta iniciativa. He aquí una crónica de lo acontecido hasta ahora en el contexto de Films from Basque Country.

La retrospectiva arrancó en Glasgow el pasado 25 de abril con la proyección en el Centre for Contemporary Arts de la selección de 2018 del programa Kimuak y fue realmente cálida la acogida que Los/las espectadores/as brindaron a los cortos 592 metroz goiti (592 metros), de Maddi Barber; Ama (Madre), de Josu Rodriguez; Ancora Lucciole (Aún luciérnagas), de María Elorza; Kafenio Kastello, de Miguel Ángel Jiménez; No me despertéis, de Sara Fantova; Zain (Esperando), de Pello Gutiérrez, y Espedizio handia (La gran expedición), de Iban del Campo. En Edimburgo fue Dantza, de Telmo Esnal, la que inauguró el ciclo; tras su proyección el día 26, el crítico Chris Dobson escribió lo siguiente en la revista de cine Take One: “Dantza resulta absolutamente cautivadora, aunque carezca de diálogos [...]. Seguramente no existe una mejor introducción a la cultura y a las costumbres vascas que la jubilosa Dantza”.

El 28 de abril se llevó a cabo Leith Pintxos & Films Crawl, una acción con la que los responsables de Cinemaattic, coorganizadores de Films from Basque Country, pretendían reproducir en el barrio de Leith, en Edimburgo, un recorrido a través del cual degustar pintxos en diversos bares, tal como es costumbre en la parte vieja de San Sebastián o Bilbao. Fueron doscientas personas las que completaron el recorrido, disfrutando al mismo tiempo de gastronomía en miniatura y de los cortos de Kimuak; la velada concluyó con la proyección de El día de la bestia, de Álex de la Iglesia.

El 1 de mayo fue el día de Tasio en Glasgow. Miren Manias-Muñoz fue la encargada de presentar al público el clásico de Montxo Armendariz y, tras su proyección, los/las asistentes se mostraron sorprendidos y encantados con la oportunidad de ver en la pantalla grande del Glasgow Film Theatre y en formato de 35 mm una película de tal belleza.

Sin solución de continuidad, al día siguiente fueron las cineastas vascas las que tomaron la palabra, en este caso en el Edinburgh College of Art: ante estudiantes y profesionales del sector, las directoras de animación Izibene Oñederra y Begoña Vicario narraron sus comienzos y presentaron varios trabajos colectivos. Paralelamente, cerca de allí, la directora Ana Schulz presentó Mudar la piel, obra en la que conviven cine documental y ficción.

El 4 de mayo la propuesta que incluía cena y proyección del documental Bihar dok 13, que profundiza en la importancia de la tradición y la innovación en la gastronomía vasca, resultó muy atractiva y las treinta localidades puestas a disposición del público se agotaron en muy poco tiempo.

Y al día siguiente se proyectó otro clásico de nuestro cine en el Glasgow Film Theatre: Vacas, de Julio Medem.

Al ser preguntados en torno a la acogida de las películas y las actividades complementarias programadas hasta ahora, los responsables de Cinemaattic afirman que la respuesta tanto de los espectadores y espectadoras como de los representantes de instituciones como el Glasgow Film Theatre ha sido inmejorable, que la retrospectiva ha superado sus expectativas y que se han mostrado deseosos de seguir profundizando en la cinematografía vasca.

Pero la primavera vasca en Escocia aún no ha terminado: en las próximas semanas nuestro cine seguirá presente gracias al programa #ScotlandGoesBasque: en Glasgow se podrán ver Loreak (Flores), de Jon Garaño y Jose Mari Goenaga; El espíritu de la colmena, de Víctor Erice; No habrá paz para los malvados, de Enrique Urbizu, y Obaba, de Montxo Armendariz. Por otra parte, los cortos de Kimuak se proyectarán en Londres, Manchester y Leeds. Ya en junio, el Edinburgh International Film Festival acogerá el estreno en el Reino Unido de Oreina, de Koldo Almandoz, y se proyectará el corto Espedizio handia (La gran expedición). Además, también habrá espacio en ese importante festival internacional para el encuentro y la colaboración entre profesionales vascos y escoceses de la industria del cine.

Inscríbete a nuestra Newsletter para recibir más información

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.