Sobre la obra de Karmele Jaio y la creación literaria en euskera, en México DF

Euskara. Kultura. Mundura.

10-12-2013

Tras su paso por la FIL de Guadalajara, la escritora Karmele Jaio se encuentra ya en México DF, acompañada por Mari Jose Olaziregi, directora para la Promoción y Difusión del Euskera del Instituto Etxepare. Ayer, 9 de diciembre, la escritora ofreció dos importantes conferencias sobre su experiencia y su visión de nuestra literatura. La primera fue dirigida los estudiantes de la UNAM; la segunda, a los asistentes al célebre Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia. Jaio destacó la importancia de escribir en euskera y el incremento de la presencia femenina en la literatura vasca actual. 

Tras su paso por la FIL de Guadalajara, la escritora Karmele Jaio se encuentra ya en México DF, acompañada por Mari Jose Olaziregi, directora para la Promoción y Difusión del Euskera del Instituto Etxepare. Ayer, 9 de diciembre, la escritora ofreció dos importantes conferencias sobre su experiencia y su visión de nuestra literatura. La primera fue dirigida los estudiantes de la UNAM; la segunda, a los asistentes al célebre Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia. Jaio destacó la importancia de escribir en euskera y el incremento de la presencia femenina en la literatura vasca actual. 

Los alumnos de lengua y cultura vasca del  Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras (CELE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la universidad  pública más importante del país, recibieron con gran interés a la escritora vasca. Los estudiantes habían tenido la oportunidad de leer previamente las obras de la escritora, por lo que pudieron cuestionarla sobre la creación y construcción de personajes, así como sobre el desarrollo de sus historias.

Karmele Jaio subrayó que la elección de sus temáticas son universales, y que para crear un personaje va tomando momentos propios y prestados, "la clave es buscar en los cotidiano lo importante de la vida", aseguró. El pasado también juega un papel importante en sus obras: el reto, confesó, "es cómo llevar al lector a un momento tiempo atrás, sin decir que se está ahí, a veces funciona con una fotografía, una confesión, una palabra o canción".

Por su parte, Mari José Olaziregi, agregó que sin importar a qué región del mundo pertenezcas, el ser humano está hecho de memoria y que el pasado es lo que nos hace ser lo que somos. El curso, impartido por Gurutzne Etxeberria, es realizado gracias al acuerdo firmado entre la UNAM y el Instituto Vasco Etxepare, y tiene como finalidad  conocer el País Vasco a través de su cultura, geografía, historia, mitología y, por supuesto, a través de su lengua.     La incomunicación, tema constante   La falta de comunicación entre las personas, las palabras no dichas,  son el tema en común de sus obras, aseguró  la escritora vasca Karmele Jaio durante la charla  "Voces de mujer y márgenes de la literatura vasca" que sostuvo en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia de la capital mexicana.  

El diálogo entre la autora y Mari Jose Olaziregi, del Instituto Vasco Etxepare, permitió conocer a fondo la obra de Jaio y el desarrollo de la literatura vasca de los últimos años.  

Tras proyectar el tráiler de  la película Las manos de mi madre  dirigida por Mireia Gabilondo y presentada recientemente en el Festival Internacional de san Sebastián, Olaziregi se refirió a la obra de Jaio como una de las más importantes del momento, por su capacidad de contar historias que rompen barreras.  Añadió que la literatura vasca se encuentra en un buen momento, no sólo por una oleada de escritores que se arriesgan, que se divierten con diferentes  géneros, sino con un creciente número de lectores en euskera. Y  subrayó que la tirada media de un libro en el País Vasco es de 5,000 ejemplares, lo que representaría 250,000 ejemplares en castellano.  

Por su parte Karmele Jaio reconoció la importancia de escribir en euskera y darle al lector opciones en su propia lengua, sobre el momento que vive la literatura vasca mencionó que otro punto relevante es el incremento de la presencia femenina. Ante la pregunta expresa sobre la complejidad de traducir sus propias obras, Jaio afirma que el proceso no ha sido de traducción si no de reescritura, "los idiomas son tan distintos que parecería imposible, por ejemplo, Las manos de mi madre en euskera está escrita en tercera persona y cuando inicié la traducción, no quedaba bien, no era fiel a la historia, así que en español la reescribí en primera persona".

Durante la charla, la escritora leyó uno de sus cuentos, con lo que reconoce que ella es más cuentista que novelista, atribuyéndolo a su formación como periodista, "en el cuento hay que ser conciso, todo lo que aparece debe tener una función".

Inscríbete a nuestra Newsletter para recibir más información

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.